ANTHONY BRINK RESPONDE A LAS AFIRMACIONES DE UN MÉDICO ORTODOXO SOBRE EL SIDA

TRADUCIDO POR EL TIG

D: Por supuesto que House of Numbers es interesante desde el punto de vista de la virología – básicamente no sabemos exactamente cómo es el VIH, y no entendemos o no documentamos todo su funcionamiento.

A: Es el virus más estudiado del mundo; sin embargo la historia sigue cambiando radicalmente, un indicio poderoso que denota una grave negligencia.

D: Tal vez el “VIH”, tal como lo conocemos, sea incorrecto.

A: ¿Acaso un ente puede ser incorrecto?

D: … pero hay algo allí.

A: Un zulú dirá que es un espíritu maligno; un chino, un flujo de energía alterado; un seguidor de la homeopatía, otra cosa completamente diferente. Si hubiese ejercido la medicina hace cincuenta años, habría diagnosticado a los enfermos que atiende todos los días de un modo completamente diferente. Las ideas cambian, especialmente las ideas occidentales sobre la medicina, que son profundamente inestables, a diferencia de las de otros sistemas médicos.

D: Y es una enfermedad grave,

A: Es elemental que el Sida no es una enfermedad sino un conjunto de enfermedades viejísimas. El VIH tampoco es una enfermedad.

D: causada por un agente infeccioso.

A: ¿De veras? Justamente no se trata más que de eso. ¿Cuáles son las pruebas que demuestran la existencia del supuesto agente infeccioso, además de que no haya ninguna?

D: Creo que el modo con que lo miro es evaluando lo que se con seguridad – no soy virólogo y no tengo un microscopio electrónico, pero sí que atiendo pacientes todos los días.

A: Por supuesto. No hay nada de nuevo en que haya gente enferma, especialmente de la clase obrera. Lo que es nuevo es el diagnóstico, que fue inventado a principios de los años ochenta. Pero la consecuencia no demuestra la causa. Atender enfermos no demuestra que sean portadores de un virus mortal, especialmente puesto que nunca se lo vio, nunca se demostró que exista. Si el Grupo de Perth está equivocado, ¿en qué parte de su planteamiento se equivocan? Eso es lo que me gustaría saber, y tal vez usted se lo debería preguntar a un virólogo amigo. Di una charla sobre el tema en Rusia en el 2008

D: Entonces ¿qué hay de lo que vi y observé (no de lo que leí) en los últimos diez años?

A: Justamente.

D: Hay una infección que hace enfermar gravemente a las personas dañando a su sistema inmunológico, volviéndolas susceptibles a todo tipo de enfermedades oportunistas.

A: También hay tikoloshes [n.d.t.: pequeño monstruo malvado de la mitología zulú] que traen desgracia a la gente. Cualquier Xhosa [n.d.t.: uno de los grupos nativos de Sudáfrica] lo sabe a ciencia cierta. Tal como otrora todos los europeos sabían a ciencia cierta que existían vampiros, y que las enfermedades eran causadas por un desequilibrio humoral, por vahos pestíferos, por bacterias, o por virus.

D: Es una infección y no una enfermedad causada por el estilo de vida, debido al modo con que se difunde,

A: ¿Cuáles son las pruebas de que haya algo que se difunda, además de ninguna?

D: y se puede rastrear la pauta que sigue su capacidad infecciosa.

A: Cuando se lo analiza seriamente, es una tontería.

D: Se halla en concentraciones muy altas en la sangre, pero se halla en todos los fluidos corporales en diversas concentraciones.

A: Esta proteína o la otra, este trozo genético o el otro, cuya especificidad nunca se demostró en referencia a ningún virus. Es como tomar un pelo del suelo y decir sin más “vean, aquí está la prueba de que Elvis Presley estuvo en esta habitación” (pero podría haber sido dejado por un perro con sarna).

A: Pero ¿qué es lo que se encuentra? ¿Acaso el virus? Nunca se lo halló en ningún fluido corporal de ningún tipo. Lo que se halla es un indicador sucedáneo u otro.

D: La infección se difunde mezclando la sangre.

A: ¿Qué infección?

D: La infección daña al sistema inmunológico, porque los indicadores CD4...

A: ¿Tal vez se refiere a los indicadores cambiantes en la superficie de las células T4, es decir, un CD4 en la mañana y un CD8 en la tarde?

D: También daña la piel y el sistema nervioso central pues también son ricos en indicadores CD4.

A: Este es un efecto bien documentado, que se conoce desde hace siglos, de la ingestión de venenos celulares. No importa en qué es rico.

D: Hay anticuerpos específicos que se producen contra esta infección.

A: No existe nada sobre la tierra que sea un anticuerpo monoclonal (específico). Es una de las falacias fundamentales de la ciencia médica contemporánea. Ni hablar de la existencia de anticuerpos específicos contra el VIH. Esta falacia popular fue desmantelada completamente.

D: Si una persona tiene esos anticuerpos tendrá un sistema inmunitario debilitado.

A: ¡Pensaba que los anticuerpos eran algo bueno, que lo protegían a uno de las infecciones! Es el fundamento de las vacunas, es decir, inducir la producción de anticuerpos.

D: Si una persona no tiene esos anticuerpos es probable que su sistema inmunológico sea normal (hay otras infecciones que disminuyen el conteo de CD4, como la tuberculosis, y el tratamiento contra la tuberculosis aumenta el conteo de CD4. Si el paciente solamente tiene tuberculosis, los CD4 volverán a la normalidad, pero si tiene el “VIH” y tuberculosis, el sistema inmunológico sigue en peligro incluso después del tratamiento contra la tuberculosis).

A: Se necesitaría escribir un libro para poder deshacer el mito del conteo de los CD4 como índice de cualquier cosa. Para dar un vistazo, búsquese “CD4” en mi declaración jurada ante la corte suprema del Cabo.

D: A la infección se la puede cuantificar empleando un test de carga viral – si la persona cuenta con los anticuerpos mencionados más arriba se puede analizar su sangre para detectar una carga viral basada en proteínas a ARN. Entonces si una persona no tiene los anticuerpos del “VIH”, no tendrá una carga viral.

A: Simplemente no es así.

D: Ambas pruebas están correlacionadas con certeza.

A: Al contrario, no hay ninguna correlación en absoluto entre las respuestas a los anticuerpos y las pruebas genéticas. Logré desempolvar un estudio específico que informa sobre esto.  Y recuerde a mi amiga la doctora alemana Julianne Sacher, seronegativa, que sabiendo que son todas sandeces, se hizo hacer un análisis de sangre bajo otro nombre para detectar la carga viral, que le salió altísima, pero está rebosante de salud.

D: Todos los test tienen un margen de error.

A: Absolutamente correcto.

D: Es la razón por la que se emplean dos tipos diferentes de pruebas de anticuerpos para detectar al “HIV”.

A: A veces es cierto. Normalmente se emplean pruebas Western blot para confirmar a las pruebas ELISA. Aunque se empleen rara vez en África – por lo general dos ELISAS. La pregunta siguiente sería: ¿Un Western blot positivo es prueba de infección por el VIH? 

D: Si los resultados son desacordes, se hace una tercera prueba en el laboratorio, que es mucho más sensible (ELISA).

A: La historia es al revés, pues primero viene la prueba ELISA, y luego el WB, excepto en Inglaterra porque allí consideran que los WB son inútiles. Pues, ¿no es interesante? Lo importante no es la sensibilidad, sino la especificidad.

D: La prueba de carga viral es muy cara, por lo que solamente se hace cuando se la indica, pero cuando se la hace, la prueba de carga viral y la prueba ELISA siempre se correlacionan.

A: Se equivoca totalmente. Una prueba de carga viral es tan inespecífica que incluso está contraindicada para rastrear sangre, ni hablemos de hacer diagnósticos o de confirmarlos. Cito el mensaje de renuncia de responsabilidad de la prueba Amplicor Monitor del VIH-1 de Roche en mi declaración jurada, búsquese la palabra “Amplicor”.

D: Una buena alimentación ayuda al organismo a retrasar la evolución de la infección.

A: ¿Qué infección?

D: Pero nunca se demostró que curase la infección – el sistema inmunológico aún se deteriora, pero lo hace más lentamente. 

A: Ello significa que el Sida es diferente de todas las enfermedades conocidas, es siempre mortal, una enfermedad nuevísima, un fenómeno en la historia (y que procede de la selva africana, de los monos y todo lo demás), de la que uno nunca se puede recuperar, a diferencia de cualquier otra enfermedad. Y de que se tienen que comprar antirretrovirales para mantenerse vivo, o hacer que el gobierno los compre.

D: El objetivo de los antirretrovirales es el proceso de transcripción inversa (que reconozco que no es algo único del “VIH”).

A: Se afirma que los así llamados fármacos inhibidores de la transcriptasa inversa como el AZT, 3TC y 4dT son los únicos que lo hacen, no todos los antirretrovirales. Hay varias clases diferentes que tienen vías metabólicas completamente diferentes. Pero se merece una medalla por su segunda afirmación, pues en realidad la así llamada transcripción inversa es fundamental para el metabolismo celular.

D: Y su objetivo son ciertas proteínas que se piensa que existen en el cápside y en el núcleo.

A: Está equivocado. Léase lo siguiente: “Se afirma que la forma trifosforilada del nucleósido análogo 3'-azido-3'-desoxitimidina (Zidovudina, AZT) interrumpe el ciclo de replicación del VIH mediante una inhibición selectiva de la trancriptasa inversa viral, y por consiguiente previene la formación de nuevo ADN proviral en las células permisivas, no infectadas”, etc.

D: Los antirretrovirales sí que funcionan.

A: Comencemos por el AZT. ¿Funciona? ¿Contra qué funciona?

D: Cuando se ingresa a los enfermos escuálidos en el reparto de cuidados paliativos, que son fundamentalmente cadáveres vivientes y que tienen menos de una semana de vida, suceden dos cosas...

1.                  Por lo común necesitan un tratamiento para la tuberculosis, que se empieza.

2.                  Si logramos mantenerlos vivos con fármacos paliativos por dos semanas, luego comienzan a  tomar antirretrovirales.

3.                  Un mes después se los da de alta – están enfermos pero caminan y comen y no tienen fiebre. Tres meses después tienen una carga viral indetectable y un conteo de CD4 en aumento.

4.                  Generalmente en seis meses pueden volver a trabajar.

5.                  Si dejan de tomar sus antirretrovirales, su carga viral comienza a aumentar – a menudo a más de un millón de copias en el caso de que no acaten las indicaciones en absoluto. A nivel clínico se enferman otra vez.

6.                  Si toman sus antirretrovirales correctamente, entonces su carga viral permanece indetectable durante años... incluso décadas... y permanecen sanos a nivel clínico.

A: Durante la locura de la sífilis se hicieron exactamente las mismas afirmaciones sobre las inyecciones de arsénico.

D: Los niños pueden nacer con el “VIH”... pero solamente si la madre tiene el “VIH”... una madre negativa al “VIH” no puede tener un bebé positivo al “VIH”.

A: ¿Por qué utiliza comillas? ¿Tiene alguna duda acerca del tema? Aquí tratamos toda la cuestión (soy el coautor honorario de este artículo).

D: El “VIH” puede tener una evolución rápida o lenta – algunos niños se enfermarán y morirán antes de los dos años, y otros solamente se enfermarán en la adolescencia. El último caso que tuvimos fue el de un joven de 17 años que parecía que se debía a una transmisión materno-fetal. La alimentación incide parcialmente, pero lo que es más importante, también lo hacen los procesos de acetilación en el hígado.

A: En este caso, ¿cuáles son las pruebas de que se trata de transmisión materno-fetal?

D: Los niños con carga viral elevada son susceptibles a sufrir daño cerebral y retraso en el desarrollo como consecuencia de la afinidad del “VIH” con el tejido cerebral.

A: No, lo que tiene afinidad con las células nerviosas es el AZT y las neurotoxinas relacionadas con el mismo.

D: Y algunos subgrupos del VIH puede que causen más daño que otros.

A: Como la teoría geocéntrica del universo, es decir, cuanto menos la teoría corresponda a la realidad, más invención de ajustes y nuevos modelos habrá para racionalizar las anomalías. ¡Subgrupos del VIH!

D: Cuando se compara a los niños positivos al “VIH”, es decir, a los que se les administra antirretrovirales por menos de tres años con los que no se les administra, hasta que evidentemente se enferman, se ve que los que recibieron antirretrovirales temprano aventajan a los que no los recibieron a nivel cognitivo, y les va mejor en la escuela.

A: Esta es una tontería horrorosa que los niños que tragan neurotoxinas sean más listos. Es al revés, los hace estúpidos. Véase especialmente la nota final.

D: Ésta es la base de la pauta para comenzar a dar antirretrovirales a los bebés menores de un año, independientemente del conteo de CD4 (que en los niños no es confiable debido a la diferente estructuración de todo su sistema sanguíneo – de ahí el uso del porcentaje, no del conteo absoluto). Es cierto que la gente muere de los efectos secundarios de los antirretrovirales – de vez en cuando – pero salvan a muchos más.

A: Ningún productor de antirretrovirales afirma que sus productos salven vidas. Esto es una internalización de la propaganda de la prensa.

D: Los problemas iniciales se arreglaron y ahora son mucho menos comunes; ahora se usan antirretrovirales más seguros, es medicina en evolución. Venimos investigando la neumonía, meningitis, etc. desde hace más de 200 años, 

A: Hasta la edición de 1946, el libro de texto estándar de medicina de Sir William Osler “Principios y ejercicio de la medicina” pregonaba los beneficios del sangrado para la neumonía.

D: – pero venimos investigando al “VIH” desde hace solo 30 años.

A: Es cierto. Durante siglos hemos estudiado la teoría humoral de las enfermedades y el sangrado, había enciclopedias enteras. Hemos dedicado siglos a estudiar la sífilis, y el modo de curarla con mercurio, arsénico y bismuto. El Salvarsan (arsénico) era el fármaco más vendido en la primera mitad del siglo veinte. Por qué, ¡pues porque podíamos ver qué bien que funcionaba! ¡Simplemente podíamos verlo! (Hoy en día la policía arrestaría a cualquier médico que inyectase arsénico, lo acusaría y lo sentenciaría por asesinato o tentativa de asesinato, y lo encerraría con los delincuentes psicóticos).

D: También lo veo de otra manera: un hombre llega a la clínica con tos crónica, y con una pérdida de cinco kilos en dos meses. A la noche suda tanto que tiene que cambiarse dos mudas de ropa. No produce esputo por lo que no podemos hacerle análisis para detectar los bacilos ácido-resistentes de la tuberculosis. Se le hace una radiografía del pecho – que muestra que hay secreciones en la base de un pulmón (derrame pleural), y zonas blancas irregulares en su pulmón, que comúnmente se ven en personas con tuberculosis. Basándose en su cuadro clínico y su radiografía, comenzamos el tratamiento para la tuberculosis. En dos semanas se le fue la tos y engordó un kilo. En dos meses su peso es normal y se siente totalmente bien. Al final de seis meses su radiografía del pecho es normal, exceptuando una o dos zonas de un pulmón con cicatrices. ¿Alguna vez vimos en este hombre el bacilo de la tuberculosis? No. ¿Tenía tuberculosis? Sí. A veces hacemos diagnósticos clínicos basándonos en la información que se nos presenta; es una hipótesis fundamentada. A veces nos equivocamos – los resultados del tratamiento determinan la validez de nuestra decisión de aplicar el tratamiento.

A: Puedo informar de un caso opuesto, el de un abogado que conocí. Se le dijo que era seropositivo, estaba aterrorizado por tener que tomar AZT y 3TC. Se enfermó gravemente, y se consumió hasta quedar un esqueleto. Véanse las fotos (búsquese aquí la palabra “Hayman”). Vomitó hasta la muerte, y dejó una viuda y un hijo de seis años.

D: Creo que el VIH es un poco como eso – no vimos al verdadero virus. No conocemos todo sobre el mismo – pero hay suficientes pruebas a nuestro alrededor que se observan a diario fácilmente, y que convalidan la existencia de una infección transmisible que daña al sistema inmunológico y que responde a los antirretrovirales.

A: Un chino razonará de la misma forma a favor de sus conclusiones, que son totalmente diferentes.

D: Para mi es suficiente.

A: Para él también.

D: Si no usamos antirretrovirales todos los meses estaremos condenando a la muerte a cientos de personas – y eso sería una equivocación.

A: Si los antirretrovirales no son antivirales, puede que aún den beneficios transitorios en casos de infestaciones agudas con hongos y bacterias como cualquier veneno celular potente. Sin embargo el mayor estudio que se hizo hasta el momento (May y cols.) halló que no salvan vidas, al contrario.

D: La niñera de mis hijos habría muerto en el 2007 si no hubiese sido por los antirretrovirales. Es mi prueba viviente.

A: La niñera que trabajaba en lo de mi hermano es la prueba de lo opuesto, se murió. Estaba bien hasta que empezó a tomar antirretrovirales.

D: Obviamente esta perspectiva es la de un médico – pero ese documental no encara ninguna de estas cuestiones de la vida real.

A: Es verdad.

D: Lo único que cuestiona es si vimos al virus o no.

A: Demuestra que no se demostró la existencia del supuesto virus, como tampoco la de ningún tikoloshe.

D: Yo me pregunto, ¿qué importancia tiene?

A: Muchísima, pues si el “VIH” es un error colosal, como la bilis negra, que ahora todos aceptan que en primer lugar nunca existió, pero no en aquel entonces, entonces un enfoque médico, político y económico gigante se encauzó totalmente mal.

D: Vimos lo que puede hacer.

A: Lo que vimos fueron personas enfermas. En 1692 en Salem vieron lo que el diablo podía hacer. Y arrestaron a cincuenta personas, sentenciaron a veintiséis y colgaron a diecinueve basándose en la evidencia altamente científica que se presentó en sus juicios. Los jueces en el tribunal contaban con libros sobre lo diabólico que les servían de guía. En realidad, ¿qué efecto tiene?

D: En conclusión, pienso que es importante diferenciar, cuando se trata de evaluar un tratamiento, a las enfermedades debidas al estilo de vida de las infecciones.

A: Está bien.

D: Las enfermedades debidas al estilo de vida como la presión sanguínea, diabetes, colesterol elevado, estrés excesivo... deberían manejarse con la corrección del estilo de vida, suplementos, dieta, etc.

A: Correcto.

D: Generalmente las infecciones no se pueden curar solamente con cambios del estilo de vida.

A: En realidad, ¿qué es una infección? Es elemental que estamos formados por aprox. diez billones de células, y de que albergamos aprox. cien billones de organismos “ajenos”. ¡Son diez veces más numerosos que “nosotros”! Es extraño pero verdadero, y se lo puede leer en Nature o incluso en el New York Times. Ya es hora de que se replantee nuestra concepción de infección que es relativamente nueva, de sólo ciento treinta años.

D: Puede que el cambio ayude, pero la infección va a permanecer, y muy a menudo requiere tratamiento si el sistema inmunológico no puede eliminarla. El “VIH” daña al sistema inmunológico y evita la autocuración.

A: Aquí se desmantela el mito fundamental de que el “VIH” daña al sistema inmunológico.