Qué  es en realidad el supuesto VIH purificado

Hans Gelderblom, del Instituto Robert Koch de Berlín, es uno de los autores del primer artículo, aparecido en Virology de marzo de 1997(Gluschankof P, Mondor I, Gelderblom HR, Sattentau QJ. (1997). Cell membrane vesicles are a major contaminant of gradient-enriched human immunodeficiency virus type-1 preparations. Virol. 230:125-133.), que pone de manifiesto que el pretendido “VIH purificado” no es realmente más que una acumulación de “microvesículas purificadas”. Lo que se suponía ser el “VIH purificado” es solamente un montón de vesículas, es decir, transportadores de proteínas celulares. El VIH imaginario no es más que una colección de microvesículas de origen endógeno y proteínas celulares.