ESTÁN INVENTÁNDOSE ENFERMEDADES 

EXTRACTOS DE LA ENTREVISTA A PHILIPPE PIGNARRE POR VÍCTOR AMELA, SECCIÓN LA CONTRA, PERIÓDICO LA VANGUARDIA, ESPAÑA, 21 DE MAYO DE 2005

Philippe Pignarre tiene 52 años, nació en Angulema y vive en Paris. Fue directivo de un laboratorio farmacéutico durante 17 años. Es profesor en la Universidad Paris-VIII, donde imparte cursos sobre psicótropos.

La muy poderosa industria farmacéutica gala ya ha lanzado en Francia una campaña de imagen para contrarrestar los argumentos de Pignarre. Este hombre, que las conoce a fondo (estuvo en Sanofi-Synthelabo), ha expuesto a la luz pública sus fragilidades. Pignarre denuncia que la industria farmacéutica no invierta para crear fármacos que necesitamos, y que se limite a ser una mera máquina de hacer dinero. Pignarre expone sus afilados análisis en el libro “El gran secreto de la industria farmacéutica” (Gedisa), repleto de datos precisos. Y también de propuestas, como la de “romper lo que se fusionó” y propiciar laboratorios más pequeños y especializados, en colaboración con equipos universitarios: “Si algún medicamento valioso aparece, ¡vendrá de ahí!: no lo espere de grandes laboratorios”.

La industria no está ahora investigando todo lo que debiera para conseguir los medicamentos que de verdad hoy necesitamos, pues la investigación es cada vez más cara… ¡y la prioridad de la industria farmacéutica es solo optimizar beneficios!

Solo retocan medicamentos que ya tenemos para que parezcan nuevos… ¡y cobrárnoslos muy caros, mucho más caros! La fabricación de un medicamento es barata (al revés que la investigación): cuesta un par de euros. Y luego lo venden por 30 euros.

Sin gastar [la industria farmacéutica] sigue lanzando al mercado medicamentos presuntamente nuevos – meros retoques de genéricos – que publicitan muy bien, ¡y a precios altísimos!

Lo malo es que no haya obligación legal de difundir estudios comparativos entre medicamentos genéricos y esas carísimas copias de marca… ¡No estamos informados!

Recuerda: tú, en el precio del medicamento, estás pagando casi solo el volumen de los beneficios del laboratorio… Si seguimos aceptando esta situación… ¡la Seguridad Social de los países europeos quebrará! ¡No podrá cubrir los costes de esos medicamentos! Un dato: en 1999, el coste de la medicación de un paciente de cáncer de colon era de 500 euros; ¡en el 2004, de 250.000 euros! Porque el medicamento nuevo es 500 veces más caro… sin ser 500 veces más eficaz.

En el fondo, hay preocupación ¡[pues las compañías farmacéuticas] empiezan a notar su declive! Su cotización en bolsa, después de subir durante veinte años, ahora está bajando, precisamente porque cada vez lanzan menos medicamentos nuevos de verdad (con, por lo menos, un principio activo nuevo), y necesitan vender más cantidad de los viejos, cuyas patentes además van caducando…

[Para frenar ese declive hacen] tres cosas: Una: no gastar y subir precios. Dos: fusionarse, pues cada fusión entre laboratorios permite prescindir de personal y estructura y, con menor gasto, vender más medicamentos. Y tres: ¡ya que no inventan medicamentos, inventan enfermedades!

Popularizan enfermedades que no lo son, como “menopausia masculina” o “depresión puntual recurrente”, y logran que los médicos receten mas fármacos sin necesidad verdadera, ¡incluso para prevenir! Abogan por medicalizarnos la vida… ¡y lo consiguen!

  

Nota del TIG: The Telegraph publicó recientemente un artículo que señala que el Manual diagnóstico y estadístico de desórdenes mentales que aparecerá en 2013 incluirá los siguientes trastornos:

Trastorno del ritmo cognitivo (ser perezoso); 

Trastorno relacional (no llevarse bien con los demás);

Trastorno de personalidad negativa (quejarse) y el

Trastorno colérico intermitente (tener rabietas).

 

Véanse:

http://www.elmundo.es/salud/2002/477/1019840948.html

http://bit.ly/GLULuv

http://jama.ama-assn.org/content/285/15/2009.extract

Véase (en inglés) Estigmatizando la resistencia a la autoridad. La medicalización de la rebelión: http://www.thefreemanonline.org/columns/tgif/stigmatizing-resistance-to-authority/